Menu

¡Mexicanos al grito de guerra!… ¿Conoces la historia de nuestro Himno Nacional?

Mexicanos al grito de guerra

En el mes de septiembre, llenos de orgullo escuchamos y cantamos a coro el Himno que nos proporciona fuerte identidad como mexicanos. Sin embargo, poco conocemos sobre la historia de uno de los símbolos más representativos de nuestra patria.

A lo largo de su trayecto, nuestra nación tuvo varios himnos, que por una u otra razón terminaron en el olvido. Incluso se dice que antes de la Guerra de Independencia, ya se escuchaban una serie de cantos alusivos a la patria.

La historia reconoce como un primer himno a la llamada Marcha Real o Marcha Granadera, que desde 1761 se comenzó a usar en España y sus Colonias durante las ceremonias cívicas, dicha obra tomó un nuevo sentido durante la Guerra de Independencia. Sin embargo, este primer intento de tener un canto nacional, con el tiempo fue olvidado por la gente y los gobernantes.

Posteriormente, una vez consumada la Independencia, se compusieron un par de himnos en honor a Agustín de Iturbide. Obviamente, cuando el régimen monárquico llegó a su fin y fue sustituido por un gobierno republicano, fueron desechados.

El siglo XIX fue un periodo turbulento lleno de vicisitudes políticas y sociales, por lo mismo, varios himnos vieron la luz y desaparecieron uno tras otro al ritmo de las pugnas entre liberales y conservadores, según el bando al que perteneciera el gobierno en turno.

Después de la invasión estadounidense ocurrida de 1846 a 1848, en la cual México perdió una gran parte del Territorio Nacional, el país se encontraba en una situación muy difícil, por lo que fue idea del entonces presidente, Antonio López de Santa Anna, hacer un llamado a la creación de conciencia de la unidad y la identificación nacional.

Así fue como de 1849 a 1853, se registraron 4 convocatorias para elegir un himno que unificara -de una vez por todas- a todos los mexicanos bajo un mismo “canto verdaderamente patriótico”, según palabras de Santa Anna.

Los primeros llamados fueron atendidos en su mayor parte por músicos y poetas extranjeros, por lo que los resultados no fueron del agrado del pueblo mexicano. Fue hasta la última invitación, publicada el 12 de noviembre de 1853 por el Ministerio de Formación, Colonización, Industria y Comercio del Gobierno, donde se eligió a los ganadores.

En esta ocasión se abrieron dos concursos. El primero fue para elegir la letra del nuevo himno y el segundo para la música.

En el primer certamen participaron 26 poetas, entre los que se eligieron los versos de Francisco González Bocanegra, un joven de 29 años, de padre español, y nacido en San Luis Potosí.

Cuenta una curiosa anécdota que el poeta no se animaba a tomar parte en el concurso, por lo que su novia, Guadalupe González del Pino, lo encerró en una habitación de su casa advirtiéndole que no le dejaría salir de ahí hasta que escribiera algunos versos para participar. Cuatro horas después, él pasó por debajo de la puerta la letra de lo que sería el Himno Nacional Mexicano.

Una vez elegido el texto del joven escritor, se procedió a lanzar la convocatoria para elegir la música. Esta segunda fase del concurso fue atendida por 15 compositores y resultó ganador el músico catalán Jaime Nunó Roca, quien acababa de llegar a México como Director de Bandas de Guerra, por invitación de López de Santa Anna.

Y así vio la luz el Himno Nacional Mexicano

El Himno Nacional Mexicano se interpretó por primera vez el 15 de septiembre de 1854 en el Teatro Santa Anna -posteriormente el Teatro Nacional de México- y que fue demolido en 1901 para ampliar la actual avenida 5 de Mayo en la Ciudad de México.

Dicha interpretación no se consideró oficial puesto que el presidente López de Santa Anna no se encontraba presente en el evento. El estreno formal ocurrió al siguiente día, el 16 de septiembre, bajo la batuta del Maestro Jaime Nunó.

En 1855, cuando los liberales derrocaron a Santa Anna, el poder fue asumido por Juan Nepomuceno Álvarez, quien ordenó suprimirle al Himno dos estrofas que ensalzaban, respectivamente, a Iturbide y a Santa Anna, ambos representantes de gobiernos contrarios.

Su predecesor, Ignacio Comonfort hizo caso omiso del Himno, y así sucedió con casi todos los gobernantes posteriores, incluyendo Benito Juárez. Sería hasta el mandato de Porfirio Díaz que la composición volvió a ser tomada en cuenta para su interpretación en las ceremonias oficiales, aunque la letra original de González Bocanegra había sufrido diversas supresiones y modificaciones con el paso del tiempo.

En 1943, el entonces Presidente de la República, Manuel Ávila Camacho, limitó la totalidad del Himno a las estrofas I, V, VI y X del escrito original, más el estribillo. Además prohibió alterar, corregir, o modificar tanto la letra como la música.

Así fue como quedó constituido el Himno Nacional Mexicano en la forma como lo conocemos actualmente. Habrían de pasar 90 años de altibajos desde su creación, para que se oficializara.

En diciembre de 2005, la Secretaría de Gobernación permitió su traducción a las lenguas indígenas que se hablan en la República Mexicana. Hasta el momento se ha traducido al otomí, el misteco, el chinanteco, el huasteco, el maya y el náhuatl. Incluso existe una traducción al bajo alemán, esto ha permitido que los niños menonitas mexicanos puedan aprenderlo en sus colegios.

Los restos de quienes dieron vida al Himno Nacional Mexicano, considerado como uno de los más hermosos del mundo, reposan, uno al lado del otro, en la Rotonda de los Personajes Ilustres del Panteón de Dolores, en la Ciudad de México.

Esta es, pues, una breve historia de la composición que ha trascendido al tiempo reflejando el sentir, la fuerza y la entrega de los hombres que lucharon valientemente por una patria independiente; hecho que conmemoramos cada año cantando con sentimiento y devoción las bellas estrofas que acompañan al estribillo de ¡Mexicanos al Grito de Guerra!…

En Prevento, compartimos contigo la alegría y el entusiasmo de ser mexicanos, demostrando en cada una de nuestra acciones, admiración y respeto por nuestro país.

¡Que viva México!

Prevento Agente de Seguros S.A. de C.V.

Fuentes consultadas:

Música en México

México Desconocido