Menu

Cuida tu empresa cuidando la salud de tus colaboradores

Cuida tu empresa cuidando la salud de tus colaboradores

Una parte indispensable para evitar que el rendimiento de los colaboradores dentro de una empresa se vea mermado es velar por el buen estado de salud de cada uno de ellos. Esto es un beneficio que además de fomentar el lado humano de la empresa también resulta rentable en aspectos un poco menos evidentes.

Un empleado saludable sufre menos ausentismo, es más productivo y produce un efecto en cadena que se puede extender al resto de la empresa, logrando que más personas busquen cuidar su salud, favoreciendo la motivación en el ambiente laboral.

Es por esto que cada vez más empresas se interesan en fomentar buenos hábitos que incluyen una alimentación balanceada, la práctica de algún deporte y la participación en programas de salud y bienestar.

Lo primordial es que los trabajadores gocen de buena salud física y mental y reduzcan sus hábitos nocivos. Esto también reduce los costes sanitarios de la empresa, beneficia la productividad y se traduce en beneficios económicos. Un informe de Health Fairs Direct mostró que por cada dólar invertido en salud, el beneficio de la empresa va de 1 a 6 dólares.

Además, el que la empresa se preocupe realmente por el bienestar de sus empleados también sube la moral del equipo y genera un sentido de pertenencia que se convierte en una inversión para ambas partes.

En el 2014,  la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh) compartió un dato alarmante: las empresas mexicanas pierden más de $3,000 millones de pesos al año entre accidentes, distracciones, mal manejo de tiempo, estrés y enfermedad de los empleados; además de una gran cantidad de enfermedades vinculadas con el trabajo, como fatiga visual, lesiones músculo-esqueléticas, problemas respiratorios, fatiga y estrés.

En México, la principal causa de incapacidad laboral es la diabetes mellitus, que es prevenible en la mayoría de los casos. El sobrepeso y la obesidad reducen la productividad y provocan faltas al trabajo, así como un alto nivel de estrés, que impide un desempeño ideal.

Podemos reducir riesgos de salud fomentando buenos hábitos en el lugar de trabajo:

· Caminar más, estacionando lejos o tomando el transporte público
· Subir y bajar escaleras en lugar de usar el elevador
· Evitar el uso de teléfono y moverse más dentro de la oficina
· Modificar la rutina de las juntas y realizarlas, por ejemplo, moviéndose alrededor del lugar de trabajo
· Un tiempo razonable de comida y al terminar, una caminata de 10 minutos

Una empresa con empleados saludables es una empresa con empleados felices y el que ellos sean felices se traduce en productividad, mejor rendimiento y por ende, beneficios para ambas partes.