Menu

El alto costo de los empleados infelices

El alto costo de los empleados infelices

Descubre cómo se refleja en las ganancias o pérdidas de tu empresa, el bienestar de tus empleados.

Previamente hemos hablado de por qué es importante mantener el estado físico y anímico de tus empleados, te hemos explicado que es mejor que cuentes con colaboradores comprometidos con tu empresa porque te darán mejores resultados y que preocuparte por su bienestar es la clave para cumplir este objetivo.

¿Cómo puedes evaluar este compromiso? El reporte State of the Global Workplace, categoriza a los empleados como:

· Empleados comprometidos: son parte fundamental en la innovación y organización de la empresa, desempeñan su trabajo con pasión y se sienten conectados con la empresa.

· Empleados no comprometidos: son aquellos que realizan su trabajo, pero sin manifestar ningún tipo de pasión por él, generalmente se les siente más desconectados de la empresa.

· Empleados activamente no comprometidos: son aquellos que además de ser infelices con su trabajo, manifiestan este estado de infelicidad.

En el reporte se encontró que cerca del 87% de los trabajadores viven su trabajo en desacoplamiento y que, aproximadamente sólo el 13% restante hace de su trabajo cotidiano, un impulso real a sus organizaciones.

Los empleados no comprometidos activamente, cuestan de $450 a $550 mil millones de dólares, sólo en Estados Unidos.

En cambio, los beneficios se perciben más tangibles. Una empresa con un ambiente sano de trabajo y en la que el bienestar de los colaboradores es una preocupación constante, que genera alto compromiso y satisfacción, puede facturar hasta el triple que una empresa que no lo hace.

La inversión se devuelve 6 a 1 por dólar invertido, de acuerdo a Samy Nader Meljem, director comercial de Balance Positivo, además de que tienen:

· Mayores ganancias por acción
· Más del 20% de rentabilidad y productividad a comparación de otras empresas
· Participación del cliente 10% más alta
· Hasta el 65% de menor rotación

Lograr el nivel de satisfacción óptimo es sencillo, establece jornadas laborales favorables para ellos, busca que haya una comunicación constante y que no permita rivalidades. Toma en cuenta los resultados que tus empleados tienen, más allá que la saturación de trabajo, dales el respaldo tecnológico necesario que les permita hacer su trabajo y no quieras infundirles un nivel de estrés más alto del soportable. Si son felices también tú notarás la diferencia.