Menu

¿Sabes qué hacer en caso de incendio?

Sabes qué hacer en caso de incendio

Pensar en la probabilidad de un incendio en casa o en el lugar de trabajo no es agradable, pues a nadie le gusta pensar en la posibilidad de hacerse daño o que se quemen las cosas, sin embargo por seguridad personal es mucho mejor estar bien informados y tener un programa de emergencia.

Cada familia o grupo de trabajo puede elaborar un plan de acuerdo a la situación y el lugar en el que vive o labora, ya que existen inmuebles de una o dos plantas y también edificios altos.

Es importante que, si se trata de un programa familiar, todos en casa participen en la elaboración, incluyendo a los niños, de manera que en caso necesario todos sepan reaccionar con conocimiento y de la mejor manera.

1. Conocer las salidas

Antes que nada, se recomienda guardar la calma en lo posible y evaluar la situación, tratar de ver qué se quema, en qué cantidad, el sitio donde está el fuego, y si puede propagarse.

En lo posible dar alarma a los bomberos y a las personas cercanas al lugar. Tratar de controlar la situación retirando a las personas a un lugar seguro o utilizando un extintor.

Evacuar el área si el incendio tiende a propagarse:

  • Lo primero que hay que considerar es la ruta de escape. Tener un plan de evacuación puede ayudar a que todos salgan deprisa y de una forma segura. Cuando hay humo por incendio la visibilidad se reduce, por lo que es importante recordar las diferentes formas de salir de la casa.
  • Es importante conocer cuántas salidas hay y cómo se puede llegar a ellas desde las habitaciones. Es recomendable hacer un plano donde se presente el plan de evacuación.
  • De encontrarse en un edificio, bajar por las escaleras de emergencia, no utilizar los elevadores.
  • Si no se puede bajar, intentar subir a la azotea y dejar abierta la puerta de acceso a la misma para que el humo no se acumule en el cubo de las escaleras.

2. Medidas de seguridad

Si en el momento en que ocurra un incendio alguna persona está en una habitación con la puerta cerrada, es necesario tomar las siguientes medidas:

  • Comprobar si entra calor o humo por las rendijas de la puerta para saber si hay fuego al otro lado.
  • No abrir la puerta si entra humo por debajo de ésta.
  • No abrir la puerta si al tocarla está muy caliente o quema.
  • Aunque no haya humo o tampoco se sienta caliente la puerta, no abrirla si la manija o perilla de la misma está muy caliente o quema.
  • Si la manija de la puerta está fría y no hay humo colándose por las rendijas, se puede abrir despacio y con mucho cuidado.
  • Si al abrir entra una oleada de calor o humo a la habitación, es necesario cerrar bien la puerta inmediatamente. Si no se perciben calor ni humo al abrir, dirigirse hacia la salida que marca el plan de evacuación.

3. Mantenerse agachado

Si hay humo en la casa, es necesario mantenerse agachado y cerca del suelo mientras las personas se desplazan hacia la salida. En un incendio, el humo y el aire tóxico son más peligrosos para la gente que las llamas. Se respira menos humo al mantenerse cerca del suelo.

El humo tiende a subir por naturaleza, por lo tanto, al mantenerse agachado se puede avanzar a través de él. Una buena idea es tirarse al suelo, ponerse a gatas y trasladarse bajo el humo.

Si está totalmente oscuro seguir una pared y no separarse de ella.

4. Salir de forma segura

La primera opción debería ser salir por una puerta que conduzca al exterior, pero alguna ventana también se podría utilizar como vía de escape. Incluso una ventana alta se podría utilizar con la ayuda de un bombero o de otra persona.

Es importante que todos, incluyendo a los niños, sepan desbloquear el cierre de las ventanas, abrirlas y quitar los mosquiteros en caso de emergencia.

En ocasiones las casas o edificios disponen de escaleras de rescate plegables que se pueden utilizar para escapar de las plantas superiores. También es necesario que todos sepan cómo utilizarlas.

Además de planificar las vías de escape, también es conveniente establecer dónde se encontrarán después de salir del inmueble. Si todos se reúnen en el mismo sitio sabrán que todos están a salvo.

Es primordial salir de inmediato. No se debe permanecer adentro del lugar, ni tratar de regresar o llevar consigo mascotas o pertenencias. Lo fundamental es la seguridad de las personas.

Una vez que llegue el equipo de rescate sabrá que hacer.

5. ¿Qué hacer si no se puede salir inmediatamente?

Si el humo o el fuego están bloqueando una vía de escape o no se puede salir deprisa, se recomienda acercarse a una ventana abierta y gritar para pedir ayuda. En caso de tener un teléfono a la mano, se puede pedir ayuda al 911.

En pisos superiores se puede colocar en la ventana una sábana blanca que es una señal internacional de socorro.

Nunca tratar de esconderse debajo de una cama, dentro de un clóset o baño, o debajo de mesas o escritorios, pues aparte de que el humo y el calor invadirán toda el área, sería difícil encontrar a la persona para rescatarla.

Si no se puede salir de una habitación, tratar de impedir que el calor y el humo entren, tapando las rendijas debajo de la puerta con sábanas, mantas o ropa, de preferencia húmedas o mojadas.

Se recomienda mantenerse recostado o lo más cerca del piso posible.

Si hay una ventana en la habitación por la que es imposible salir, abrirla bien y mantenerse a su lado. Si es posible, tomar un trozo de tela o toalla y ponerlo sobre la boca para no inspirar humo. Esto funciona mejor si la tela se moja.

En un edificio localizar la ruta de evacuación y no alejarse de ella, esto facilitará la localización, ya que durante un incendio los bomberos siguen esa misma ruta pero en sentido contrario.

Si es posible, entrar a una oficina o cuarto que tenga ventanas que den a la calle.

Si por algún motivo se prende la ropa de una persona, ¡no correr! En vez de eso, es necesario detenerse, tirarse al suelo, cubrirse la cara con las manos y rodar sobre uno mismo. Eso impedirá que el aire avive el fuego y apagará las llamas. ¡Detente, tírate y rueda! También se puede poner a la persona en el suelo y cubrirla con una manta, cortina, o toalla para sofocar las llamas.

En caso de que una persona presente una lesión grave, lo mejor es trasladarla limitando sus movimientos arrastrándola por medio de sus ropas o utilizando sábanas, cobijas, cortinas o pedazos de alfombra.

6. Practicar los simulacros

Además de tener un plan de emergencia ya sea familiar o del lugar de trabajo, es recomendable ponerlo en práctica realizando simulacros dos veces por año. De esta manera se puede comprobar que todos salen de prisa y de forma segura. Una buena norma a seguir es lograr salir del edificio o casa en un tiempo máximo de tres minutos.

Todos los días estamos sujetos a eventualidades que no podemos controlar, ante estas situaciones la prevención es nuestra mejor aliada. Contar con un seguro que proteja nuestro hogar o negocio en caso de algún siniestro es una excelente decisión.

¡Conoce nuestras coberturas y lo fácil que puede ser asegurar tu patrimonio!

Infórmate aquí sobre el Seguro para Casa Habitación

Infórmate aquí sobre el Seguro para Empresas o Negocios

Prevento Agente de Seguros S.A. de C.V.

Fuentes consultadas:
Kids Health
Bomberos CDMX