Menu

No dejes el futuro educativo de tus hijos en manos de la suerte

No dejes el futuro educativo en manos de la suerte

¿Sabías que en México cada minuto dos estudiantes abandonan su escuela?

Durante el mes de agosto se reincorporaron a clases más de 30 millones de alumnos que van de edad preescolar hasta profesional. Sin embargo, no todos concluirán.

En un análisis que hizo la Secretaría de Educación Pública (SEP) del tránsito escolar en el sistema educativo, se siguió la trayectoria de la generación de estudiantes que ingresaron a la primaria en el ciclo 1999-2000, quienes en 2016 tendrían 24 años. Lo que se descubrió fue lo siguiente:

• Por cada 100 niños inscritos en primaria, 10 la dejaron sin concluir
• 5 desertaron antes del ingreso a secundaria
• 18 dejaron inconclusa la secundaria
• 2 abandonaron los estudios antes del ingreso al bachillerato o a una carrera técnica
• 22 renunciaron durante el bachillerato y 4 no concluyeron una carrera técnica
• 6 desertaron antes de ingresar a la universidad
• 9 dejaron sus estudios de licenciatura
• Sólo 22 se titularon como profesionistas y 3 como técnicos

Estas cifras significan que de una generación de 2 millones 502 mil niños, sólo 633 mil 974 concluyeron sus estudios para convertirse en profesionistas o técnicos.

Esta deserción escolar representa para el país un doble costo. En el periodo 2015-2016, el abandono escolar representó para el Estado una pérdida de 45 mil 788 millones de pesos que invirtió en la educación de esos niños y jóvenes. Esta cifra equivale al triple del presupuesto que se asigna al Instituto Politécnico Nacional (IPN), que para el periodo 2017 fue de 15 mil millones de pesos; y por otro lado, superó los 40 mil millones de pesos que recibió en el mismo año la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

De igual forma, tiene repercusiones económicas y sociales, pues de acuerdo con el Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE), una mano de obra con baja calificación encontrará trabajos de baja remuneración y productividad, por lo tanto, el desarrollo económico nacional será menor.

¿Cuáles son los motivos de la deserción escolar?

El principal es la falta de recursos económicos. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), afirma que México presenta un índice de deserción escolar de casi 50%, siendo uno de los más elevados de América Latina. De todos los jóvenes que comienzan la preparatoria, sólo un 58% logra terminarla, esto es, un 42% deja trunca su formación académica en esta etapa.

Por otro lado, el costo de cursar una carrera universitaria en una institución privada rebasa los $400,000 pesos. Incluso estudiar en las instituciones públicas también tiene un precio.

De acuerdo con datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el costo de los estudios profesionales en universidades como la UNAM, UAM e IPN es de aproximadamente $30,000 pesos en total por toda la licenciatura; considerando las cuotas, gastos en libros y materiales. Tomemos en cuenta que existen carreras más caras que otras, por lo que esto desmiente la creencia de que prepararse profesionalmente en estas escuelas no tiene costo.

Desde luego, existen algunos otros factores que dan lugar a la deserción escolar, sobre todo en los adolescentes. Aquí podemos mencionar: falta de motivación o interés, trastornos emocionales, problemas de conducta o aprendizaje, inserción laboral, problemas de traslado, embarazo, entre otros.

Otras circunstancias que influyen, sobre todo es las instituciones públicas, son:
• Los alumnos no reciben una educación regular debido a la rotación de personal docente como consecuencia de las malas condiciones laborales.
• Insuficiencia de material escolar y pobres condiciones de las escuelas o instituciones, producto de la baja asignación del presupuesto escolar.

En conclusión, la deserción escolar da origen a una serie de consecuencias para el país y los individuos:
• Impacta negativamente al capital humano, pues afecta los procesos sociales, económicos y políticos del país.
• Eleva los costos sociales y privados, ya que se tiene que capacitar a una fuerza de trabajo menos calificada.
• El Estado se ve obligado a realizar y financiar diversos programas de apoyo social para los menos privilegiados.
• Aumenta el índice de desigualdad social generando a su vez la falta de integración adecuada entre los individuos.
• Impide a las personas tener la posibilidad de aspirar a un trabajo estable y bien remunerado por falta de capacidad.
• Baja en el desarrollo de la economía.

Considerando estas razones, uno de los principales objetivos de los padres de familia hoy en día es la capacidad de solventar los gastos que demanda la educación de sus hijos en todos los niveles.

Si pudieras garantizar el futuro escolar de tus hijos. ¿Lo harías?

¡Contáctanos! Contamos con los mejores planes de Seguros Educacionales que te permitirán proteger y prever su educación. Con gusto uno de nuestros ejecutivos te asesorará en la mejor opción de acuerdo a tus necesidades.

Infórmate más aquí.

Prevento Agente de Seguros S.A. de C.V.

Fuentes consultadas:

GNP

EL UNIVERSAL

KOM