Menu

Usar auto propio o transporte privado, ¿qué es mejor?

Usar auto propio o transporte privado, ¿qué es mejor?

Por todos nosotros es sabido que las grandes ciudades ofrecen muchas comodidades y, al mismo tiempo, grandes desafíos, entre ellos el transporte.

Quienes han vivido o visitado una ciudad grande, llámese CDMX, Guadalajara o Monterrey, saben a los que me refiero: grandes distancias repletas de tráfico vehicular prácticamente a todas horas del día.

Específicamente en la CDMX, con el nuevo “Hoy No Circula”, el uso de parquímetros, el tan reiterado tráfico diario y un reglamento de tránsito más estricto, posiblemente más de uno se ha cuestionado si es mejor tener un auto propio o utilizar servicios de transporte bajo demanda, como Uber o Cabify que, por el tipo y características del servicio que ofrecen, figuran en la preferencia de muchos usuarios.

Pues bien, en un análisis realizado por el periódico El Financiero en el que se evaluó la información de 5 personas propietarias de un automóvil; el resultado arrojó que el gasto anual por tener un auto es de $113 mil 10 pesos, considerando pagos de anualidad del automóvil, seguro, multas, cobros por usar vías rápidas, estacionamientos, costos de mantenimiento, limpieza, descomposturas, gasolina, así como costos administrativos: tenencia, verificación, tarjeta de circulación y licencia. Incluso considerando algún evento extraordinario (percance vehicular).

Aunque el monto puede parecer elevado, si estas mismas personas utilizaran un servicio privado de transportación, les costaría $157 mil 838 pesos al año trasladarse de su casa al trabajo y de regreso los cinco días de la semana, considerando también sus traslados habituales del fin de semana.

La diferencia es, en promedio, de $44,828 pesos más caro al año.

Los expertos opinan que, más allá del tema económico, hay otros factores que deben tomarse en cuenta. Y la verdad es que en gustos (y en posibilidades) se rompen géneros, probablemente hay quien opine que bien lo vale la comodidad, evitar el desgaste diario de manejar horas en el tráfico, buscar estacionamiento, etc., ante la posibilidad de emplear ese tiempo en alguna actividad más productiva, como leer o trabajar.

Del otro lado de la moneda, habrá quien no tiene la posibilidad económica, o el que es madre o padre de familia y definitivamente es más cómodo usar su propio automóvil por cuestiones de movilidad y seguridad con los niños. Cada cabeza y cada persona es un mundo.

Como dato interesante, de acuerdo a un estudio realizado por la ONU, el gasto en transporte ocupa el segundo lugar en los egresos de los mexicanos, por debajo de los alimentos, bebidas y tabaco; representando un 18% del ingreso neto monetario. Es de considerar en este punto que el costo del transporte público es diferente para todas las ciudades de la República Mexicana.

Retomando el tema sobre utilizar auto propio o servicios de transporte privado, resultaría interesante hacer un análisis en ciudades más pequeñas, por ejemplo: Puebla, Pachuca, Toluca o Querétaro, donde las distancias son menores y aunque definitivamente también tienen sus respectivos problemas viales y de tránsito pesado, no es comparable aún con otras capitales de México.

¿Qué es mejor? ¿Utilizar mi propio auto o viajar en vehículos de transporte a demanda? Sólo cada uno lo puede decidir, de acuerdo a sus propias necesidades, actividades y posibilidades.

Interesante, ¿verdad?

En Prevento nos ponemos a tus órdenes para asesorarte sobre cómo asegurar tu vehículo, sea cual sea el uso que le des.

Prevento Agente de Seguros S.A. de C.V.