Menu

Asegura hoy la educación de tus hijos

Definitivamente todos los que somos padres de familia buscamos que la educación de nuestros hijos sea de lo mejor. Es un hecho que en una sociedad cada vez más competitiva, entre más preparados estén, más oportunidades tendrán para su futuro.

Por otro lado, no es ningún secreto que la educación pública en nuestro país lamentablemente tiene muchas carencias, de ahí que en muchos de los casos los padres opten por la educación privada.

Considerando costos actuales promedio, la inversión por nivel educativo y por niño es la siguiente:

  • Primaria: $300,000 M.N.
  • Secundaria: $150,000 M.N.
  • Preparatoria: $250, 000 M.N.
  • Universidad: variable según la carrera y la institución, entre $300,000 M.N. a $1,500,000 M.N.

Es importante tomar en cuenta que estos costos inclusive pueden ser más elevados dependiendo del grado de especialización de las escuelas o los servicios que ofrecen; y adicionalmente considerar la inversión en materiales, libros, uniformes, actividades extraescolares, etc. De manera que a lo largo de la formación académica los padres invierten en cada hijo un promedio de $1,350,000 M.N. a $2,000,000 M.N.

¿Estamos preparados?

Lo anterior nos demuestra que los padres de familia deben destinar un porcentaje importante de su ingreso para la educación de sus hijos, desde los niveles básicos hasta la licenciatura. A medida que aumenta el nivel escolar también se incrementan tales costos. En ocasiones padres o hijos se ven forzados a contratar algún plan de crédito para solventar los años de universidad, opción que deja a la familia con algún tipo de deuda.

La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) estima que cerca del 70% de los universitarios abandonan sus estudios debido a la imposibilidad económica de sus padres para solventarlos.

Mejor opción: Seguro Educacional

Un Seguro Educacional está diseñado para hacer un ahorro a lo largo de la vida del estudiante, de manera que al final del plazo de ahorro, cuente con un capital para cubrir los costos de una universidad. Los expertos recomiendan que lo ideal es comenzar cuando el niño es aún pequeño, pues el plazo de tiempo para el ahorro es mayor y por lo tanto las aportaciones serán menores. Sin embargo, cualquier momento puede ser el adecuado para tomar la decisión de ahorrar para un futuro.

Una gran ventaja de ahorrar a través de un seguro educacional, es que el capital programado está garantizado suceda lo que suceda, aún si en el camino ocurriera la muerte o invalidez del padre.

La mayoría de los pequeños tienen grandes planes para su futuro… y merecen realizar sus sueños. La labor de padres es guiarlos para cumplirlos…

¡No dejemos su futuro profesional en manos de la suerte!

Prevento Agente de Seguros S.A. de C.V.