Menu

¡El regreso de la vaca loca!

¡El regreso de la vaca loca!

Estar atentos a esta enfermedad que nunca se ha ido nos dará una gran ventaja de cómo actuar ante ella y evitarla.

“Un hombre demasiado ocupado para cuidar de su salud es como un mecánico demasiado ocupado para cuidar de sus herramientas” Proverbio español.

En el mundo hay diferentes enfermedades y día a día se descubren más, como seres vivos sólo nos queda tener los cuidados necesarios para mantenernos lo más sanos posibles. En esta nota hablaremos de qué es la Encefalopatía espongiforme bovina, cuáles son los síntomas y cómo podemos evitarla, seguramente la has escuchado como la “Enfermedad de la vaca loca”.

Encefalopatía espongiforme bovina (ESB) es una enfermedad generada por priones que son partículas infecciosas, los trastornos generados por estas partículas son infecciones progresivas y degenerativas que afectan el sistema nervioso central del ganado bovino hasta llegar a la muerte de éste. Las vacas adquieren la enfermedad comiendo alimentos previamente infectados.

La ESB se puede transmitir hacia los humanos comiendo carne de bovino infectada o tener contacto con los tejidos. Cuando la enfermedad llega al ser humano, este realiza una variación de Creutzfeldt-Jakob (ECJ) que es causada por el prión y/o por herencia. Un prión provoca que las proteínas normales se multipliquen de manera anormal, afectando la capacidad de otras proteínas para funcionar.

Sus síntomas podrían darse en personas que fueron contagiadas por ESB y por las que ya tienen ECJ. Por lo general, ambas enfermedades se presentan en la adolescencia o adultez.
Los síntomas son:

  • Cambios de personalidad
  • Rigidez muscular
  • Movimientos musculares involuntarios
  • Demencia
  • Convulsiones

Una mala noticia es que la ciencia y la tecnología aún siguen realizando estudios para investigar qué tratamiento puede detener esta enfermedad. La ESB es fatal y sólo se puede saber si estamos infectados con el paso del tiempo, ya que el período de incubación varía entre 1 año y medio y más de 30 años. Podemos prevenir no consumiendo cualquier carne de bovino o investigar en qué granjas se dio la enfermedad para así evitar su consumo.

El 24 de marzo del 2016, Francia se puso en alerta por un tercer brote de ESB y fue notificado a la Comisión Europea y a la Organización Mundial de la Salud Animal (OIE). Las alarmas saltaron pues fue uno de los países afectados por esta epizootia en los años ochenta y noventa del siglo pasado, que provocó la muerte de decenas de miles de animales, así como el deceso de 204 personas.