Menu

Huracán Patricia, una enseñanza más

Huracán Patricia, una enseñanza más

Muchas veces algo que que se ve muy fuerte suele ser más débil de lo que parece, pero siempre es bueno tener medidas de protección por cualquier incidente.

“Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha”, Víctor Hugo.

Para empezar, hay que diferenciar entre huracán, ciclón y tifón, aunque en realidad no hay muchas diferencias. Los huracanes se forman en el Océano Atlántico norte, el Mar de Caribe, el Pacífico este y el golfo de México, mientras que los ciclones y tifones se forman en el Pacífico oeste y en el océano Índico.

El huracán Patricia fue el fenómeno más intenso jamás visto en el occidente y el más fuerte a nivel global en términos de viento. Se le llamó depresión tropical el 20 de octubre, para el 22 de octubre ya se había convertido en huracán categoría cinco y el 24 de octubre de 2015 fue cuando se tuvo los últimos rastros de éste. Al tocar costas mexicanas se convirtió en depresión tropical y sólo causó algunos daños materiales sin muertes.

Gracias a las medidas preventivas que tuvo el gobierno de México, los daños no fueron como los que se pronosticaron en un principio.

El aeropuerto de Puerto Vallarta cerró sus operaciones, se habilitaron 79 albergues y 28 refugios, las clases fueron suspendidas y se facilitó el paso de personas por la autopista, en el estado de Jalisco, el más afectado por el huracán. Decenas de miles de personas fueron evacuadas.

Nunca sabemos cuando vuelva a ocurrir un fenómeno de estas o mayores magnitudes, ya que son parte de la naturaleza y ese tema es impredecible. Siempre hay que tomar las medidas de seguridad correspondientes para cuidar a nuestra familia y a nosotros mismos:

  • Mantenerse informado de los fenómenos que se puedan registrar.
  • Seguir las indicaciones del gobierno.
  • Localizar el refugio más cercano.
  • Comprar comida enlatada y agua embotellada.
  • Tener cerca los papeles importantes de tu hogar y personales.
  • Anota los números de emergencia.
  • Limpia coladeras para evitar inundaciones.
  • Cuenta con dinero en efectivo para comprar cosas que necesites

Si te vas a quedar en casa o cuando regreses a ella del refugio, revisa que todo esté en orden, si no es así, solicita ayuda de tu Seguro de Casa Habitación:

En caso de ser necesario, toma acciones inmediatas como: solicitar ayuda, llamar a los Bomberos, Cruz Roja, Policía, etc.
Ten a la mano tu póliza: siempre es conveniente tener una copia de la póliza en casa y otra en la oficina.
Reporta el siniestro: solicita asesoría de inmediato.

Toma todas las medidas necesarias para cuidar de tu familia y de ti. En Prevento siempre te apoyamos y cuidamos.