Menu

Salud mental para adultos mayores en tiempos de Covid

Salud mental para adultos mayores en tiempos de Covid

Uno de los grupos más vulnerables durante esta etapa de emergencia sanitaria ocasionada por el Covid-19, es el de los adultos mayores. Por un lado representan un grupo de riesgo ya sea por su edad o por sus condiciones de salud, y por otro, muchos han quedado aislados en sus casas sin poder acudir a los lugares donde normalmente realizan sus actividades.

Una de las situaciones que más experimenta este sector es la soledad derivada del confinamiento. En este sentido, los especialistas señalan la necesidad de interactuar con ellos respetando las medidas de sana distancia, y de esta forma ayudarlos a contrarrestar los sentimientos o pensamientos que pueden afectar su salud mental.

Han pasado muchos meses desde el inicio de la pandemia y en realidad no sabemos la fecha en que todo podrá volver a la normalidad, por lo que no debemos olvidar que es una comunidad sensible para la que es vital sentirse querida y amada, por esto, resulta importante encontrar nuevas formas de apoyarlos y crear nuevas rutinas.

Existen casos de personas mayores que viven solas o que a raíz de la pandemia se han quedado solas en sus hogares sin mayor interacción con el entorno y esto provoca sentimientos de angustia y soledad, aunados a la incertidumbre e impotencia que esta situación por sí misma genera en todas las personas.

El confinamiento a los espacios de casa, y la poca interacción con otras personas, podrían derivar en problemas de salud mental y físicos; y uno de los principales riesgos es la depresión, una enfermedad o trastorno mental que se caracteriza por una profunda tristeza, así como pérdida de interés por las cosas que rodean a la persona.

De acuerdo con la doctora López Jaime del Hospital de Psiquiatría del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dentro de las manifestaciones más evidentes que se pueden presentar se encuentran: la irritabilidad, problemas para dormir, o dormir en exceso, comer poco o nada, o bien, comer en exceso, falta de energía para las tareas cotidianas, dificultad para concentrarse, sentido de abandono, inutilidad y desesperanza, entre otros.

Una forma en que podemos apoyar a los mayores, es creando una nueva rutina diaria en donde encontremos diferentes espacios que suplan ciertas necesidades, entre ellas, el ocio y la socialización; y por otro lado, ser selectivos en cuanto a la información que reciben, ya que ésta puede causar angustia o depresión en este momento único que estamos viviendo.

Otro punto importante es no descuidar la interacción con otras personas, ya sea de edades similares o de otras generaciones, como los hijos y nietos; pues esto permite encontrar un medio de socialización, recreación e identificación de redes de apoyo.

A continuación compartimos algunas sugerencias de actividades con nuestras personas mayores:

  • ¡Escucharlos, ellos tienen mucho que decir! Como mayores han vivido muchas experiencias a lo largo de su vida y probablemente tienen interesantes historias que contar. Sólo es cuestión de preguntar y dejar que platiquen sus anécdotas.
  • ¡A jugar! Tomando en cuenta los protocolos de lavado de manos y distanciamiento físico, se puede pasar el tiempo con juegos de mesa o los clásicos como: cartas, ajedrez y bingo. Incluso aprovechar las nuevas plataformas tecnológicas para enseñar al adulto mayor a jugar con celulares o computadoras.
  • Videollamadas a familiares o amigos. Puedes poner en contacto a ese ser querido que vive lejos y organizar una tarde de café virtual para que ellos puedan charlar.
  • Ver una serie o película. Aprovechemos los servicios vía streaming para disfrutar del contenido en línea. Puede ser una película clásica o algo más reciente, no dejemos pasar la oportunidad de compartir este tiempo.
  • Explorar un hobbie nuevo. ¡La imaginación y la creatividad no tienen límites! Se puede aprender a pintar o intentar recetas nuevas de cocina. En internet hay muchos artículos o videos para aprender una nueva habilidad, ¿por qué no hacerlo juntos?
  • Tomar la oportunidad de conocerse más como familia. Aprovechemos este momento de estar en casa como una oportunidad de conocer mejor a nuestros adultos mayores y ellos a nosotros. Hay tantos temas y detalles en la vida de las personas que muchas veces no nos damos el tiempo de conocer. ¿Cómo se conocieron los papás o los abuelos?, ¿cuál es la historia de la familia?, ¿de dónde somos?, ¿cuáles otras circunstancias difíciles han vivido a través de sus vidas?
  • Tiempo de meditación. El silencio también nos puede ayudar a relajarnos, a respirar, el tener más tiempo de introspección. El simple hecho de poder detenernos por un momento y pensar, nos da la oportunidad de poder reflexionar con respecto a alguna situación o problema que tengamos ya sea en el hogar o en el trabajo.

Al cuidarnos entre nosotros, estamos cuidando a los demás. Este es un momento único que estamos viviendo, y pese a todo, con la disposición de cada uno ¡lograremos salir adelante!

Para Prevento, lo más importante eres tú. ¡Sigamos juntos!

Prevento Agente de Seguros S.A. de C.V.

Interacción con adultos mayores para evitar depresión

Verdeza

Foto de Andrea Piacquadio en Pexels