Menu

Tips de protección para tus hijos

Tips de protección para tus hijos

Siempre queremos estar cerca y cuidar de nuestros hijos, pero no siempre es posible. La mejor manera es enseñarles a que lo hagan ellos mismos.

Enseñar a nuestros hijos a cuidar de sí mismos es esencial desde que son pequeños, pues les hará ver la importancia de mantenerse alertas e identificar señales que los ponen en peligro para poder alejarse de ellas. Los pasos para evitar que les suceda algo mientras no puedas estar con ellos son muy sencillos, conócelos.

Esto es lo que los niños necesitan saber cuando están solos:

· Los extraños son personas a las que no hay que temerles, pero sí intentar no interactuar con ellos.

· Es importante revisar con cuidado a un extraño antes de dejarlo acercarse o de que quiera darme algo.

· Si voy a salir solo es más seguro estar cerca de personas por si necesito pedir ayuda.

· No debo dar información personal a ningún extraño.

· Está bien pedir ayuda a un extraño que me genere confianza si me ha ocurrido alguna emergencia.

· Debo decir a mis padres a dónde iré, con quién y qué vamos a hacer.

· Saber las reglas generales de seguridad para cuando un extraño toque la puerta, llame por teléfono e intente darme algo.

Reglas que deben saber:

· Si algo me molesta o me asusta, debo de decirlo o pedir ayuda.

· Al pedir ayuda debe ser a una persona en quien confío o me genera confianza.

· No debo permitir que los extraños se acerquen o me den algo.

· Cuando llamen a la puerta, preguntar qué se les ofrece, siempre decir que hay adultos en casa y no abrir si no conozco a la persona.

· Debo tener confianza para decir “No” a algo que me moleste o me cause algún conflicto.

· Nadie más puede controlar lo que siento.

Enseñando a tus hijos a hacer esto, ellos van a poder mantenerse a salvo por sí mismos en caso de que tú no estés ahí para hacerlo, enséñalos a cuidarse. La causa con mayor potencia en desapariciones de niños es debido a que no están preparados para enfrentarse contra los extraños que intentan aprovecharse de su inocencia.