Menu

¿Qué sucede en la familia cuando falta uno de los padres?

Qué sucede en la familia

Este es un tema difícil de pensar, a nadie nos gusta considerar la idea de faltar y mucho menos de dejar desprotegidos a los que amamos.

Cuando desafortunadamente esto sucede, es inevitable que surja un desequilibrio en muchos aspectos. En primer lugar, la ausencia del ser querido con el dolor que representa, y en consecuencia, la familia experimenta diversos cambios en su vida diaria a los que debe adaptarse.

Tan sólo en el aspecto emocional, los investigadores señalan que el fallecimiento de uno de los padres, es uno de los acontecimientos más estresantes que pueden padecer los hijos.

Tras un suceso de esta naturaleza, tanto en niños como en adolescentes pueden desencadenarse una serie de adversidades psicológicas que incluso podrían tener reflejo en la edad adulta.

Diversos estudios han establecido que la adaptación psicológica del niño está relacionada con el estado mental del padre sobreviviente, es decir, si el progenitor que ha quedado al cuidado del menor manifiesta o sufre de un duelo o depresión prolongados, la adaptación del niño será mucho más difícil, pudiendo tener repercusiones en su estabilidad emocional más adelante.

De igual forma, también se ha encontrado que tras una pérdida parental en la infancia, un buen cuidado físico y emocional disminuye los riesgos de padecer alguna psicopatología en la edad adulta.

Impacto económico

Aunado a lo anterior, cuando la figura que falta es la encargada de proveer mayormente los recursos económicos al hogar, estos disminuyen o desaparecen. Situación que repercute inevitablemente en el nivel de vida.

También está el hecho de que los hijos queden al cuidado de otras personas, pues probablemente la mamá que antes se dedicaba al hogar, ahora necesite dedicar su tiempo a generar el sustento.

En algunos casos la familia tiene que depender de los abuelos o tíos. Y posiblemente sea necesario un cambio de casa, o de escuela; por mencionar algunas de las posibles consecuencias.

¿Quién aporta el sustento en los hogares mexicanos?

De acuerdo con datos del INEGI, del total de hogares en nuestro país, el 73% son encabezados por el padre de familia y el 27% dependen económicamente de la madre.

Con el paso de los años, las cifras han demostrado que las mujeres juegan un papel cada vez más activo como responsables de la supervivencia familiar. En la actualidad, de un total de 31.8 millones de hogares en el país, alrededor de 9 millones son encabezados por una mujer. A lo que es necesario agregar que 3 de cada 10 mujeres que dirigen un hogar, son viudas.

Pese a esto, hay poca conciencia de aseguramiento en nuestro país, cifras de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) arrojan que de la población económicamente activa, sólo un 15% cuenta con Seguro de Vida. Esta cifra equivale a poco más de 8 millones de mexicanos, esto significa que aproximadamente 44 millones de personas carecen de esta protección.

Independientemente de la estructura de cada núcleo familiar, un Seguro de Vida es el único mecanismo que siempre permitirá a los padres garantizar el respaldo, seguridad y protección de su familia a largo plazo, previniendo cualquier acontecimiento que pudiera presentarse.

Al inicio hablamos de algunas de las situaciones que suceden al fallecimiento de alguno de los padres; si bien en el aspecto emocional o familiar un Seguro de vida no puede resarcir la pérdida, sí puede hacer mucho para que la familia continúe con el mismo nivel de vida y no se trunquen planes y proyectos. Y esto constituye un invaluable apoyo para ellos ante tan lamentable hecho.

La conclusión es que no podemos garantizar lo que sucederá más adelante, pero sí podemos prever el futuro de los que amamos y cómo queremos que sea su vida. Actuar para proteger económicamente a los que nos importan es dar un gran paso en su bienestar, su tranquilidad y en la realización de sus sueños.

¡Piensa en el futuro de tu familia! ¡Cuentas con nosotros!

Contáctanos aquí.

Prevento Agente de Seguros S.A. de C.V.

Fuentes consultadas:

Forbes
Crónica
Efectos del fallecimiento parental en la infancia