Menu

Desmentimos 6 mitos sobre seguros

Desmentimos 6 mitos sobre seguros

El mundo de los seguros está rodeado de mitos que nos hacen dudar sobre qué tan confiables son, aquí los desmentimos.

En nuestro país, la falta de cultura en materia de previsión nos ha creado una falsa sensación de seguridad que nos hace pensar que somos inmunes ante los riesgos comunes de la vida y nos ha llevado a dejar desprotegidos nuestros bienes y a nosotros mismos, apoyado de los mitos que rodean a los seguros y a los que nos aferramos para evitarnos ese gasto, que llegamos a considerar innecesario. Conoce cuáles son.

  1. Las famosas “letras chiquitas”. En realidad, éstas tienen ya más de una década de no existir. Cualquier tipo de exclusión que tenga tu póliza se incluye de manera visible para que no tengas dudas sobre la cobertura que contratas. Lo importante es que no compres si no estás convencido de que el servicio que se te brinda es el que se ajusta a tus necesidades con la asesoría pertinente.
  2. Los seguros sólo buscan la forma de robar. Lo ideal es medir la relación costo-beneficio del producto que se adquiera. Sí hay en el mercado productor caros, aunque tienden a ser aquellos que originalmente vemos como más accesibles, como los que se nos ofrecen con tarjetas de crédito o con la factura del celular, particularmente porque las coberturas en sí son muy limitadas y la prima a pagar por ellas es demasiado alta.
  3. Un cambio de aseguradora es muy costoso. Falso, en caso de necesitarlo, el proceso se puede llevar a cabo sin problemas. Es importante que cotices en distintas aseguradoras para cerciorarte de que estás eligiendo el mejor precio y cobertura, pero si requieres cambiar de proveedor, no necesitas esperar a cumplir el vencimiento anual, en este caso sólo pagas por el tiempo que hiciste uso de la póliza, sin necesidad de cubrir el resto.
  4. Los autos de más de 10 años no son asegurables. TODOS los vehículos que se encuentran en circulación deben contar con un seguro de Responsabilidad Civil, en algunos casos, puede que sólo ofrezcan esta cobertura, sin embargo, si el auto se encuentra en excepcionales condiciones, puede ofrecerse una cobertura más amplia. También existen los seguros para vehículos históricos (con más de 25 años).
  5. El precio del seguro depende de la edad. Sí, debido principalmente al grado de siniestralidad de cada grupo. Por ejemplo, adolescentes y adultos mayores están en el grupo de “alto riesgo”, por lo que la póliza es más costosa. Por otro lado, también es cierto que entre más siniestros sufras, el costo de tu póliza se incrementará.
  6. Lo mejor es tener un seguro contra todo riesgo. No, todo depende de las necesidades que tengas, asegura los elementos que de acuerdo a la zona, te convenga; analiza riesgos de incendios, inundaciones, sismos, huracán, erupción volcánica, etc., para pagar sólo lo que sí puedas llegar a necesitar. Para el hogar hay seguros que incluyen daños de electrodomésticos, rotura de cristales, accidentes de personal doméstico e incluso, coberturas para computadora, cámaras fotográficas, etc. El precio puede variar según las sumas aseguradas en su mayoría son totalmente accesibles.