Menu

Día mundial contra el cáncer: Yo Soy y voy a

Día mundial contra el cáncer

Este 4 de febrero, bajo el lema de “Yo Soy y voy a” la Organización Panamericana de la Salud (OPS) se une al esfuerzo para América de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con la finalidad de hacer un llamado personal y colectivo para promover las acciones en la prevención y detección del cáncer en etapas tempranas y reducir el impacto de esta enfermedad.

Sin la intención de alarmar, sino de hacer conciencia, las cifras demuestran que en América este padecimiento es la segunda causa de muerte. Se estima que 3.8 millones de personas fueron diagnosticadas en 2018 y 1.4 millones perdieron la vida a causa de este mal.

Según la estadística, el 57% de los nuevos casos, y el 47% de los fallecimientos ocurren en personas de 69 años de edad, o más jóvenes.

Los tipos de cáncer diagnosticados con más frecuencia entre los hombres son:

  • Próstata (21.7%)
  • Pulmón (9.5%)
  • Colorrectal (8%)
  • Vejiga (4.6%)
  • Estómago (2.9%)

Para las mujeres son:

  • Mama (25.2%)
  • Pulmón (8.5%)
  • Colorrectal (8.2%)
  • Tiroides (5.4%)
  • Cervicouterino (3.9%)

Entre éstos, los que causan más fallecimientos entre los hombres son:

  • Pulmón (19.6%)
  • Próstata (12.1%)
  • Colorrectal (9.3%)
  • Hígado (6%)
  • Estómago (5.4%)

En las mujeres:

  • Pulmón (17.4%)
  • Mama (15.1%)
  • Colorrectal (9.5%)  
  • Cervicouterino (5.2%)

La OPS estima que el impacto de esta enfermedad se puede reducir mediante la implementación de estrategias basadas en la evidencia para su prevención, tamizaje, detección temprana y tratamiento. De igual forma, mejorando el acceso a los cuidados paliativos de las personas que la padecen.

¿Qué es el cáncer?

Es una enfermedad que hace que un grupo de células del organismo crezcan de manera anómala e incontrolada dando lugar a un bulto o masa. Esto ocurre en todos los tipos, excepto en la leucemia. Si no se trata, el tumor suele invadir el tejido circundante y puede provocar metástasis en puntos distantes del organismo diseminándose a otros órganos y tejidos.

¿Es posible prevenir?

Existen varios grupos de cáncer que una persona puede desarrollar debido a múltiples causas. En muchos casos, los factores que implican riesgo como la edad o la genética no pueden modificarse. Sin embargo, alrededor de un tercio de los casos pueden evitarse reduciendo los factores de riesgo principales.

Se ha demostrado que para algunos tipos de cáncer, existen ciertos factores que agravan las posibilidades de padecerlos: infecciones crónicas del virus del papiloma humano -VPH- (para cáncer cervicouterino); hepatitis B y C (para cáncer de hígado), y H. Pylori (para cáncer de estómago). En este sentido, las personas que hayan padecido alguna de estas enfermedades, necesitan chequeos médicos constantes. Por otro lado, algunas de estas afecciones se pueden prevenir aplicando las vacunas correspondientes.

En cuanto a la genética y a la edad, aunque no son modificables, al igual que para otras enfermedades de tipo no transmisibles, existen causantes que es posible controlar a lo largo de nuestra vida, como son:

  • El consumo de tabaco o drogas
  • El uso nocivo de alcohol
  • Radiaciones o exposición a sustancias cancerígenas
  • Baja ingesta de frutas y verduras (alimentación y dieta)
  • Falta de actividad física
  • Determinadas infecciones (VPH, hepatitis, H. Pylori)

Se estima que del 30 al 40% de los cánceres se pueden prevenir al reducir la exposición a estos factores de riesgo.

Para otros tipos de cáncer, especialmente el cervicouterino, el de mama, el colorrectal, y de próstata; es posible detectarlos a tiempo y tratarlos eficazmente, para lo cual es vital practicarse los cheques médicos indicados por los profesionales e instituciones de salud.  

Por otro lado, a través de los programas de tamizaje se pueden conocer de manera estandarizada, el estado en el que se encuentra determinado grupo poblacional en torno a una situación médica o una enfermedad.

Atentos a síntomas preocupantes

Hay algunos síntomas muy significativos a los que hay que prestar atención, aunque la presencia de uno o varios de estos no quiere decir que padezcamos la enfermedad. Siempre ante la duda, es preferible consultar con el médico:

  • Bultos o masas extrañas en cualquier parte del cuerpo
  • Fatiga, cansancio, falta de aire, o tos
  • Sangrados o hemorragias imprevistas
  • Pérdida de peso repentina o fata de apetito
  • Dolor
  • Complicaciones al tragar, al orinar, o al realizar cualquier necesidad fisiológica
  • Sudores nocturnos intensos
  • Cambios en un lunar o manchas en la piel
  • Cambios en las mamas

Aunque se han implementado algunas políticas de salud pública para fomentar la elección de estilos de vida saludables, en sí, es una decisión personal cuidar nuestros hábitos, mantener un peso adecuado, realizar ejercicio físico, así como otro tipo de actividades orientadas a preservar nuestra salud.

Como es común en este tipo de enfermedades, los costos para su tratamiento son excesivamente elevados y cubrirlos puede poner en riesgo el patrimonio familiar. Un Seguro de Gastos Médicos Mayores es un aliado económico ante una situación de este tipo, pues los asegurados pueden gozar de excelente atención médica a través de una red de especialistas y hospitales tanto nacionales como internacionales. De esta forma, el padecimiento no se convierte también en una preocupación económica para quien la padece y su familia.

En Prevento nos interesa velar por el bienestar de nuestros asegurados. ¡Contáctanos y conoce de qué forma puedes garantizar los servicios de salud con los mejores médicos y hospitales para ti y tu familia! Contamos con los mejores Planes de Gastos Médicos de acuerdo a tus necesidades.

Infórmate aquí.  

Prevento Agente de Seguros S.A. de C.V.

Fuentes consultadas:

Organización Panamericana de la Salud

diainternacionalde.com

Imagen: freepik.es