Menu

¿Cómo evitar un fraude empresarial?

¿Cómo evitar un fraude empresarial?

Tu empresa es vulnerable a sufrir fraudes de quien menos lo piensas. ¡No te arriesgues!

Un fraude es la suma de acciones inapropiadas o ilegales a través de las que una persona se enriquece a costa de otra. El cerebro detrás de la operación puede ser cualquiera… clientes, socios, alguien ajeno a tu negocio, tus empleados o incluso, un conjunto de los mencionados. No planteo esto con la finalidad de que desconfíes de tu recurso humano, pero es un dato estadísticamente comprobado.

Aproximadamente 7% de las pérdidas en una empresa es por fraudes cometidos por los empleados. Siempre habrá los medios para hacerlo, la creatividad para ello es ilimitada sin importar el giro de la empresa. Lo mejor que podemos hacer es trabajar para prevenir y estar listos para actuar de ser necesario.

Un fraude, de acuerdo a su naturaleza puede ser:

  • Material, por robo o desaparición de los bienes, fondos y/o valores de la empresa.
  • Financiera, por alteración o movimientos de los fondos.
  • Fiscal, por evasión de los tributos.
  • Informática, por robo de información sensible.

Como empresa, debes tener un sistema de control efectivo, ya que en el 40% de aquellas con menos de 100 empleados, el fraude afecta hasta el 7% la facturación anual. ¿Las causas? empleados disconformes y falta de controles exhaustivos.

Una forma de prevenir es por ejemplo, a través de delegar funciones a más de una persona. Si el mismo elemento cobra, registra y deposita el dinero, le será más fácil hacer movimientos fraudulentos o inventar gastos o excusas para desviar recursos, que si estas tareas están divididas en diferentes personas.

Otras formas de prevención son la capacitación de los recursos, trato digno a tus empleados, la difusión de valores en la que se reconozcan los esfuerzos de los empleados y una cultura de premios y castigos.

  • Analiza tus fuentes de riesgo y trabaja por implementar medidas preventivas y de prevención para proteger especialmente esos flancos.
  • Establece una línea anónima y directa en la que tus empleados puedan comunicar anomalías, robos o fraudes.
  • Realiza auditorías sorpresivas.
  • Desarrolla un código de ética.
  • Protege las computadoras con contraseñas y codifica los archivos confidenciales.
  • Segrega obligaciones.

A nivel más personal, debe haber un equilibrio en el compromiso tanto del empleado como del empleador, de esta forma la lealtad será mutua.

Como dueño, proteger tus recursos ante cualquier siniestro nunca estará de más. Conoce nuestras opciones de protección y nuestro programa de Calidad de Vida Empresarial, que serán nuestra garantía de que puedes ir a dormir tranquilo.